El café de Talquián, Chiapas: un caso de Éxito para Restaurantes Toks

0
  • Este caso refleja que, de producir 3 quintales por hectárea de café, se aumentó a 16 quintales, con el apoyo de la cadena restaurantera a los productores cafetaleros.
  • Con esto se reafirma que el compromiso y los resultados de la RSE de Toks en toda su cadena de valor.

Los proyectos productivos de Restaurantes Toks, a través de su Dirección de Responsabilidad Social, son ejemplo fehaciente de que, la RSE es fundamental para el desarrollo de una empresa, de una comunidad, de un país y de un mundo que busca modificar las estructuras para generar un cambio, que impacte positivamente en toda la cadena de valor. De este modo, con el caso de estudio presentado en la Universidad de Harvard, “Más allá de la Responsabilidad Social, el proyecto de café en Chiapas, México”, se explica como la cadena restaurantera se acercó al ejido y con la aplicación de su propuesta, la calidad de vida de estos productores cambió diametralmente, impactando en su producción y propiciando una excelente oportunidad de negocio.

“A través de estas medidas, Proyectos Productivos de Restaurantes Toks busca erradicar la pobreza, mediante un modelo de sustentabilidad económica, social y del cuidado del medio ambiente. Hacemos negocios con la gente y encontramos grandes oportunidades en los negocios responsables”, menciona Gustavo Pérez Berlanga, Director de RSE de Restaurantes Toks.

Gustavo-Perez-Berlanga-(blanco)-y-cafetaleros

El ejido Talquián de, producir 3 quintales por hectárea, aumentó su producción a 16, aplicando las propuestas realizadas por la Dirección de Responsabilidad Social de la cadena de restaurantes, lo que ha permitido que los ingresos económicos de los campesinos incrementen y les permita cubrir sus necesidades básicas, evitando la migración a Estados Unidos, involucrarse en el narcotráfico o vivir en condiciones de pobreza extrema.

Pero la resolución de la falta de producción es el efecto colateral de resolver problemas de raíz como la calidad de las plantas cafetaleras, las formas de cultivo, los pesticidas, las plagas, y de recibir la asesoría adecuada en temas como logística, control de riesgos, adopción de mejores prácticas, nuevos productos y nuevas oportunidades de mercado, entre otros.

Esto es el ejemplo de que es posible intervenir en comunidades para impulsar su trabajo y hacer un cambio radical en su forma de vivir y donde la forma de hacer negocio sea beneficioso para ambas partes. El hecho fundamental es precisamente esto, que el impacto incida en toda la cadena de valor y no sólo en el eslabón final, logrando que, cuando se piense en café, sólo se piense en el tipo, el tamaño de la taza, la cantidad de azúcar, etc, y no en las condiciones para cultivarlo: el tostador, el comerciante, la logística, el productor, el obrero, el proceso, que se ha hecho invisible para la mayoría de las personas.

Te sugerimos preparar