Botanas sin culpa

0

Casi nadie puede resistirse a una rica botana, más aún cuando se está entre amigos. El problema no es el antojo, sino las repercusiones que el tipo incorrecto de botana y su excesivo consumo pueden tener en tu dieta y, correspondientemente, en tu salud.

Para todos, lo más fácil es servir una bolsa de frituras y dejarlas al alcance de todos. El riesgo de hacer eso es muy alto: no sólo comerás por costumbre, imitación o acto reflejo, sino que apagarás tu apetito y negarás la posibilidad de comer mejor, además de que este tipo de alimentos son muy ricos en grasas, azúcares y sustancias artificiales que no te hacen bien.

Échale un poquito de ganas a tus botanas y sírvelas con originalidad y salud. Opta por alimentos con grasas sanas, como pretzels, galletas horneadas, palomitas de maíz y frutos secos, como nueces, almendras y avellanas. Acompáñalos de una mezcla de azúcar y canela (en proporción 1:4) o, si prefieres, mantequilla de cacahuate o unos aderezos de cilantro o de queso crema con chipotle.

Si tienes alguna reunión en tu casa, sirve las botanas en platos pequeños y no rellenes, a fin de lograr que todos aguarden el momento de la comida.

Te sugerimos preparar