Chiles en nogada una tradición mexicana

0

Por Montserrat Celorio

Símbolo de la gastronomía mexicana

La historia de los chiles en nogada se remonta a la época en que se consumó la Independencia de México. En 1821, después de varios años de lucha, Agustín de Iturbide regresaba a la Ciudad de México después de firmar el Tratado de Córdoba que otorgaba la independencia a nuestro país. Iturbide decidió visitar Puebla y festejar su santo en esa ciudad, donde fue recibido por sus partidarios con un banquete el 28 de agosto de 1821, día de San Agustín.

Publicidad

KENA Cocina Mexicana Light
KENA Cocina Mexicana Light

El lugar lucía con los tres colores de la naciente bandera nacional: verde, blanco y rojo, también había una selecta variedad de platillos poblanos elaborados por las Madres Contemplativas Agustinas del convento de Santa Mónica. Un platillo que destacaba fueron los chiles en nogada para los cuales se utilizaron ingredientes de temporada como: la nuez de Castilla y la granada. Así el platillo también representaba los tres colores de la bandera (verde, el chile; blanca la nogada y roja la granada).

Una variante de esta historia es la siguiente: tras la firma del Tratado de Córdoba, el 25 de agosto de 1821 en el que España reconocía oficialmente que México era un territorio Independiente entre Don Juan O´Donojú, teniente general de los ejércitos de España y Agustín de Iturbide, primer jefe del ejército imperial mexicano de las tres garantías, se ordenó un festejo de proporciones descomunales y en esa ocasión tan especial el plato principal fue “el chile en nogada”. Desde entonces y hasta la fecha los chiles se preparan usando como ingredientes básicos los mencionados y con variaciones en el relleno e incluso hay quienes los capean.

Tips para preparar chiles en nogada

1. En lugar de asar los chiles poblanos antes de quitarles la piel, puedes colocarlos en una bolsa de plástico y meterlos al horno de microondas será más fácil esta labor.

2. Si temes que los chiles queden picosos remójalos durante cinco minutos en agua con sal.

3. Si optas por asar los chiles, tápalos con un trapo húmedo y no los coloques dentro de una bolsa.

Publicidad