Portal de Cocina, Recetas, Tips y Más

Conoce algunos de los ingredientes de la cocina saludable

0

Por Marina del Campo

El primer paso para cocinar de esta forma es tener los ingredientes adecuados de cada grupo de alimentos. Verduras, frutas, fibra y carnes sin grasa son importantes, además de la sustitución de ingredientes, para reducir el consumo de grasas, azúcares y harinas blancas.

iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

Puedes empezar de inmediato, la próxima vez que estés en el supermercado, revisa tu lista y haz la cuenta de todo lo que puedes sustituir: manteca, leche entera, crema, pan, azúcar blanca, carne con grasa, etc. Recuerda que sustituir ingredientes no significa prescindir de ellos, simplemente elige yogur natural, jocoque y frutas naturales en lugar de en almíbar, azúcar mascabado y toda la variedad de productos que son deliciosos y poco saludables.

Muchos de los mejores ingredientes son las frutas y las verduras frescas. Afortunadamente, los alimentos congelados o enlatados al natural  o en agua son igualmente nutritivos.  Si no puedes ir al supermercado  con frecuencia, aprovecha también estos productos.

Fibra

Habrás escuchado que la fibra dietética de los alimentos vegetales tiene un efecto positivo en la salud, pero ¿qué es la fibra? Las legumbres, verduras, frutas y los cereales contienen sustancias que no se digieren, a éstas se les denomina  fibra dietética, y aunque no es un nutriente, es necesaria, entre otras cosas, porque previene el cáncer de colon y combate el estreñimiento.

Verduras

iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

Al igual que las frutas, éstas son imprescindibles para mantener la salud de tu organismo, ya que sus vitaminas y antioxidantes previenen enfermedades. Además, son una parte importante en las dietas, tanto para adelgazar como para mantener el peso.

Carnes de pollo  y cerdo

Ambas brindan proteínas de alto valor necesarias para que los niños crezcan sanos y fuertes y, para que tú, como adulta, recibas proteínas de calidad pero sin aportar grasa, por lo que son de fácil digestión. Por otro lado, su contenido de hierro y ácido fólico protegen al organismo de enfermedades como la anemia; sus vitaminas favorecen el funcionamiento del sistema nervioso y los minerales que poseen (potasio, magnesio  y fósforo) contribuyen a un buen  estado neuromuscular.

Frutas

Una porción diaria de fruta aporta los requerimientos de vitamina C necesarios, además de minerales. Por otra parte,  las frutas hidratan el organismo rápidamente, ayudan al correcto funcionamiento del aparato digestivo y a su depuración, aportando fibras vegetales solubles, pero  no grasa.