Consejos para una buena alimentación

0

Aunque parezca increíble, en un estudio reciente se demostró que las mujeres que cocinan ingieren 354 menos calorías –al día- que las que no, debido a que al cocinar, cuidan más los ingredientes que consumen. Te damos los consejos que reducen calorías a la hora de preparar alimentos y así poder llevar una buena alimentación.

  1. Siempre que sea posible consume productos integrales
    Pan integral

    Consume productos integrales

    La fibra integral reduce el riesgo de diabetes y otro tipo de enfermedades como colitis. Las personas que consumen habitualmente porciones adecuadas de granos enteros y harinas integrales llevan una mejor calidad de vida. Una forma fácil y rápida de añadir fibra a tu dieta diaria, es cambiar el pan blanco por integral.

  2. Utiliza aceite de oliva
    Botellas con aceite de oliva

    Utiliza aceite de oliva

    Todos los tipos de aceite de oliva son buenos para tu corazón, los estudios han comprobado que el aceite extravirgen contiene fenoles, que son antioxidantes que benefician la salud.
    Para cocinar y freír, el mejor es el aceite de oliva suave, ya que aguanta mejor las altas temperaturas sin modificarse, para aderezar pastas y otros platillos puedes usar aceite de oliva normal y para ensaladas y platos en frío, el aceite de oliva extra virgen o de extracción en frío es el más adecuado.
    No olvides tener en tu despensa uno o dos aceites saborizados con hierbas aromáticas, para dar un toque diferente a tus platillos.

  3. Cocina platillos vegetarianos una vez por semana
    Cocina platillos vegetarianos

    Cocina platillos vegetarianos

    Con este sencillo cambio puedes perder dos kilos y medio fijos en un año, además de que te sentirás más ligera y saludable. Quienes siguen una dieta vegetariana consumen 30 por ciento menos de grasa al día que quienes consumen platillos con carne.
    Puedes planea menús a base de verduras como berenjenas, hongos, o calabazas, que rellenos sean tan satisfactorios como carne.

  4. No vayas al súper con hambre o pide tus abarrotes por teléfono               La mejor hora de ir al súper es después de comer, así evitarás comprar por antojo. Haz una lista de lo que necesitas y si te das un pequeño “lujo”, que sea eso, sólo uno.Otra forma de no caer en la tentación es utilizar el servicio del súper de las compras por teléfono; planea tus menús para que nada se te olvide y así tendrás siempre en la despensa productos saludables y nutritivos.
  5. Pon en practica el control de porciones
    Rebanando fruta

    Controla las porciones

    Una caloría cortada equivale a una caloría quemada, así que no comas porciones grandes. Visualiza la guía que te ofrecemos cuando pongas comida en tu plato. Las proteínas magras (sin grasa) deben ser tan grandes como la palma tu mano y las de verduras como tu puño cerrado, pero los alimentos grasos -como el queso- sólo pueden ser tres cubitos o media taza de pasta, y de postre, un cuadrito de pastel como del tamaño de un post-it chico, sólo para llenar el antojo.
    Otra trampa calórica son las bebidas embotelladas, busca los tamaños chicos o comparte siempre la mitad.

 

Te sugerimos preparar