¡Controla tu ansiedad sin subir de peso!

0

Un bocado a lo largo del día no tiene por qué convertirse en un pecado, ni provocar sentimiento de culpa. Sin embargo, si continuamente buscas qué llevarte a la boca, se puede convertir en un problema no sólo de peso, sino también de nutrición.

¿Qué te provoca la ansiedad?

Busca cuál es la causa que detona tu ansiedad, puede ser estrés, miedo, nerviosismo o simplemente tener algo a la mano para comer. Estar picando todo el día no tiene que ver con que tu cuerpo te pida alimento, sino con que necesitas calmarte para seguir adelante. Sin embargo, no debes tomarlo de pretexto para sucumbir ante tus antojos.

Recomendaciones
He aquí cuatro magníficos consejos para cubrir tu parte golosa sin atentar contra tu salud.

1. Evita comer un paquete completo de galletas, chocolates o dulces. Compra sólo las versiones individuales, ya sea de chocolates, galletas o bombones.

2. Si no puedes dejar de “picar”, lávate los dientes y utiliza enjuague bucal, te refrescará el aliento y te quitará las ganas de comer más.

3. Los licuados de fruta, la leche de soya o el yogur son dulces y al mismo tiempo, bajos en grasa y muy refrescantes. Además, son perfectos para quitarte la ansiedad entre comidas.

4. Si de plano tienes muchas ganas de algo dulce, te puedes permitir un trozo pequeño, sin excesos. No lo hagas con frecuencia.

Si quieres saber más de los ataques de ansiedad, aquí te recomendamos unas notas que te explican, porque dan y  la forma de controlarla.

Contra los trastornos de ansiedad

Los ataques de ansiedad 

Los ataques de ansiedad y yo (II)

 

 

Te sugerimos preparar