Portal de Cocina, Recetas, Tips y Más

Disfruta de la cocina con flores

0
iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

Por Andrea Sánchez

Seguro has visto que en muchos lugares sirven algunos platillos con flores y éstas no fungen sólo como decoración sino que son un ingrediente más que hace de los platillos una nueva experiencia que debes probar.

iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

La chef Martha Ortiz, en su restaurante Dulce Patria da su sello personal a los platillos añadiéndoles flores comestibles a las preparaciones que ahí ofrece.

Si piensas que está tendencia es nueva y que la incorporación de tan hermoso elemento es sólo una moda, te invito a que conozcas más de las flores y su utilización.

Dentro de nuestra gastronomía las flores siempre han estado presentes pues quién no ha probado lo delicioso de las flores de calabaza o las flores de jamaica en alguno de los platillos tradicionales de la comida mexicana.

La cocina de las flores

En el libro: “El sabor de las flores” de Iker Erauzkin nos encontramos un muy sustancioso estudio sobre las flores y su incursión dentro de la gastronomía. En este libro aprenderás a identificar algunas flores comestibles, sus propiedades y cómo incluirlas en tus preparaciones.

Debes tomar en cuenta que no cualquier flor es comestible y que su cultivo debe estar controlado y alejado de pesticidas tóxicos que alteren su sabor y puedan resultar nocivos para tu salud.

En esta misma publicación, nos dan algunos tips para saber qué flores podemos consumir y qué condiciones deben cumplir.

iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

Las flores del mercado no son aptas para consumo humano. Cómpralas en una tienda especializada en flores  comestibles.

Consume sólo los pétalos, pues otras partes podrías resultar tóxicas.

Utilízalas con moderación, el sabor podría prevalecer por encima del ingrediente principal. Úsalas como un acompañamiento.

Guárdalas en un lugar donde se conserven frescas. En algunos casos el refrigerador es una excelente alternativa.

Amapola

Pese a lo que muchos puedan pensar, la amapola en una flor increíble que gracias a su sabor, color y textura funciona perfecto para postres helados o ensaladas. Alguna vez la probé en panecillos y brinda un sabor fresco y perfumado a las preparaciones.

Azafrán

iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

Esta es una de las flores más conocidas y utilizadas en la cocina, su sabor es excepcional y el color que brinda a los platillos es extraordinario. El costo del azafrán es elevado debido a que para obtener 1 kg se necesitan 100,000 flores. Es común encontrarlo en preparaciones con arroz y pan; el helado de azafrán es una nueva forma de probarlo y conocerlo en otro ámbito.

Azahar

Como buena amante de la cocina, seguro has probado los azahares, esta flor proviene de los naranjos y limoneros y su uso está asociado con la repostería. En varios países se utiliza como esencia para algunas bebidas como el café; con estas flores también se hace almíbar y tes.

Flor de cebolla

Sin duda, uno de los ingredientes más utilizados en la cocina del mundo es la cebolla. Su sabor, textura y propiedades la convierten en el condimento ideal para miles de preparaciones. El sabor de su flor es muy parecido al del fruto mismo, pero con un toque más sutil que contribuirá a que las ensaladas o carnes se perfumen y tengan otra personalidad.

Crisantemo

iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

Ésta es una de las flores más tradicionales de nuestra cultura, y es sin duda, uno de los ingredientes que debes probar pues su sabor es incomparable. Los expertos en la utilización de flores y plantas en la cocina señalan que su sabor es suave y que va perfecto en ensaladas y aderezos. Un poco de aceite de olivo y salsa soya hace que el sabor de esta flor se vea potencializado.

Lavanda

Es por todos conocido que la lavanda se usa en diferentes campos como el de la cosmética, pero con el paso del tiempo ha logrado ocupar un lugar muy especial dentro de la cocina.

Su utilización está asociada a la repostería, pues con moderación, brinda un toque sutil y delicado a cremas y salsas. También sirve para perfumar azúcares, compotas de frutas y helados.

Para la cocina salada la lavanda va perfecto con carnes rojas y pescados. Además, es un ingrediente muy sutil en ensaladas y aderezos.