Portal de Cocina, Recetas, Tips y Más

¡Fuera kilos extra!

0

Por Maricarmen Osés
Pixland/Jupiterimages/Thinkstock
Si últimamente no te has podido resistir a los pastelillos de chocolate que son tu adoración o a esas suculentas hamburguesas que tanto te gustan, y los estragos ya los ves reflejados al momento de ponerte tus leggins, es hora de modificar tu dieta para regresar a tu peso ideal.

Sin embargo, para reducir dos o tres kilos no es necesario que hagas una dieta rigurosa, simplemente sigue estos sencillos consejos de nutrición y logra maravillas.

Ahorra calorías

Para empezar, reduce el número de calorías que consumes diariamente con sencillas sustituciones:

De 110 a 155 calorías: sustituye bebidas con azúcar, agua de fruta endulzada o jugos por bebidas sin calorías endulzadas con sucralosa o endulzantes artificiales.
De 150 a 200 calorías: si incluyes una colación entre comidas que sea saludable, acelerarás tu metabolismo y comerás menos en la siguiente comida; también absorberás menos calorías y grasas.

Más de 200 calorías: en vez de tomar como refrigerios cacahuates o caramelos, cambia por fruta o yoghurt light para beber.

Más de 300 calorías: cuida las porciones de tus alimentos favoritos. Por ejemplo, si te gustan los chocolate y te comes uno tres por semana, ahora reduce la porción a la mitad y ingiérelo una vez a la semana. Así seguirás disfrutándolo, sin sacrificar tu silueta.

Porciones razonables

También es importante considerar las porciones, pero ¿cuánto es mucho y cuánto es poco? Para saber comer y alimentarte sanamente no solamente debes cuidar el tipo de comida, sino también la cantidad. Checa cuánto deberías comer aproximadamente de:

Queso: 30 a 45 gramos, que es una rebanada del tamaño de una baraja, del grueso de tu dedo chico.

Pollo, pescado, carne: 90 gramos, es el equivalente a lo que cabe en la palma de tu mano sin contar los dedos.

Helados y sorbetes: del tamaño de una pelota de golf.

Aceite de oliva, crema de cacahuate, margarina: el tamaño de una estampilla postal.

Pastel o gelatina o postre: el equivalente a la mitad de una BlackBerry.

Tips para comer en restaurantes
Habitualmente cuando salimos a algún restaurante, la alimentación se modifica. Para seguir con tu objetivo, considera los siguientes puntos:
•    Asegúrate de no llegar con mucha hambre, come alguna fruta o yoghurt antes de llegar.
•    No tomes el pan del centro de la mesa y si lo haces, no le pongas mantequilla.
•    Pide bebidas sin calorías (naranjadas, limonadas, refrescos de dieta).
•    Ordena tú primero y un solo plato, para que no te tienten las opciones que escogieron los demás.
•    Evita platillos fritos, capeados, empanizados, con margarina, mantequilla o salsas cremosas. Mejor elige alimentos a la parrilla, al horno o a la plancha.
•    Pide siempre que te traigan el aderezo aparte, para dosificarlo.
•    Retira el exceso de grasa de cualquier platillo.
•    Pide café como postre únicamente y si mueres por el antojo, sugiérele a alguien de tu mesa que compartan el postre.
•    Toma al final un dulce de menta o un caramelo chico para acabar con algo dulce y sentirte en paz.   
Te aseguramos que siguiendo estos sencillos consejos, pronto lograrás estar nuevamente en tu peso ideal, sin desequilibrar la salud de tu organismo.