Portal de Cocina, Recetas, Tips y Más

La dieta de la viajera

0

Jupiterimages/Creatas/Thinkstock
Por Maricarmen Osés

La propuesta no es viajar y portarte perfectamente, se trata más bien de comer y viajar sana e inteligentemente. Aquí te decimos cómo lograrlo. Para muchos, viajar es símbolo de descanso y disfrute, pero no es así en todos los casos. Ya sea por vacaciones o por trabajo, viajar siempre supone afortunada o desafortunadamente un cambio sustancial de la rutina, esto puede llegar a ser muy difícil si estás siguiendo una disciplina de ejercicios, programa de alimentación o una dieta para bajar de peso.

Si en algún momento es fácil romper la dieta es cuando andamos de viaje, pues hay tentaciones de comida en todos lados. Está comprobado que viajar hace que las mujeres suban de peso, sobre todo las mujeres que trabajan con itinerarios de viajes muy seguidos.

Factores que dificultan seguir la dieta:

La dieta de la viajera
Stockbyte/Thinkstock

• Horarios diferentes (de comidas y de sueño)

• Las comidas fuera (en restaurantes, lugares de comida rápida o simplemente un sándwich para llevar)

• Ayunos prolongados

• Desajuste en el ejercicio (por falta de tiempo o espacio adecuado)

• Compromisos de comidas o bebidas de trabajo

• Servibar en la habitación del hotel

• Los desayunos buffet

• Horas prolongadas de espera en aeropuertos o largas reuniones de trabajo

• Porciones mucho mayores a las acostumbradas en casa

5 preguntas importantes antes de salir


1.
¿Cuánto tiempo vas a viajar?
2. ¿Necesitas llevar lunch o colaciones para el viaje?
3. ¿Vas a querer comer la comida que se sirve en el avión o comerás algo antes de abordar?
4. ¿Tendrás tiempo de hacer ejercicio?
5. ¿Llevas tus tenis o el equipo necesario para hacerlo?
Stockbyte/Thinkstock
Esto nos deja en el punto importantísimo de partida, en donde la preparación es el 50% del viaje ganado.Sin duda, la regla número 1 para no subir de peso al viajar es: la cantidad. Importa más cuánto comes que lo que comes. Sólo se trata de crear estructura en un mundo desestructurado y eso es lo difícil, pero no imposible. Verás que sí puedes lograrlo.

Lo de cajón

• Bebe 1 vaso de agua por hora de vuelo (si no te gusta el agua, también puede ser jugo diluido).

• Únicamente elige tomar refrescos de dieta y no más de dos veces por día (sólo con las comidas).

• No esperes a tener mucha hambre para comer, escoge colaciones sanas (fruta, yoghurt, ensaladas) y anticípate a pedir algo saludable de comer.

• No abras ni pidas la llave del servibar.

• Siempre ten en el cuarto algo de fruta y una botella de agua. Al despertar, toma un vaso de agua y una naranja o una manzana para nivelar la glucosa y limpiar el cuerpo.

• Ir al gimnasio del hotel, nadar o salir a caminar si es posible, sobre todo en el momento que llegas de viaje y cuando vas a volar de regreso.

• Durante el vuelo, ponte de pie cada determinado tiempo (30 ó 60 minutos), estira las piernas y camina un poco.

• Espera lo inesperado: retrasos de vuelos, atraso de reuniones o citas y sé precavida, carga algo en tu bolsa y aparte de las colaciones, lleva un buen libro.