La fibra, mi mejor aliado

0

Gooshoot/ThinkstockPor Leslie Pérez
Nuestro hábitos alimenticios se ven modificados muchas veces por el ritmo de vida que llevamos. A veces nos mal pasamos por el trabajo y dejamos las horas de comida para después.

Nuestro estómago resiente todos estos cambios y con el paso del tiempo se revela en nuestra contra en forma de diversas enfermedades gastrointestinales.

Los expertos en nutrición consideran que una dieta balanceada debe integrar aproximadamente 35 gramos de fibra diarios; sin embargo, la dieta del mexicano incluye escasamente 17 gramos y eso cuando nos vemos muy espléndidos.

Pero, ¿qué es la fibra?

Es un componente que podemos encontrar en varios alimentos de origen vegetal. Ya que la fibra no se puede digerir completamente, viaja por todo nuestro sistema digestivo hasta ser desechada, no sin antes dejar en nuestro cuerpo todos los nutrientes que posee.


Tipos de fibra

Dependiendo la forma en la qué la consumamos, puede traernos grandes beneficios para nuestro organismo. Existen dos variantes de fibra::

Soluble:
Es la fibra que se puede disolver en agua. Consúmela si tu glucosa no está en orden, ya que la nivelará. También disminuye los índices de colesterol e inhibe la producción de bacterias y hongos dentro de nuestro cuerpo.

Hemera/ThinkstockActualmente existen muchos bebidas que contienen fibra y otras en donde te venden la fibra para disolver.

Insoluble
Este tipo de fibra no se disuelve en agua, por lo tanto le da volumen a los desechos, facilitando el proceso digestivo de los alimentos.

Es perfecta para producir un efecto de saciedad y si sufres de estreñimiento. Puedes encontrarla en los cereales de salvado de trigo o de granos integrales y en la cáscara de las frutas y verduras.
Así que ahora lo sabes, si quieres tener una digestión perfecta y una dieta más sana, procura incluir en tu dieta diaria la cantidad recomendada de fibra y beber mucha agua. ¡Seguro que notarás un cambio inmediato en tu digestión!

Te sugerimos preparar