Portal de Cocina, Recetas, Tips y Más

Tips para preparar pan con levadura

0

Preparar panes, panqués o galletas no es nada complicado, una vez que tengas la masa básica, existen muchas formas de prepararlos. Checa  estos tips para preparar pan con levadura y cocínalos a tu gusto.

Para trabajar con levadura

Tips para preparar pan con levadura
Tips para preparar pan con levadura

No es tan complicado como parece, sólo sigue estas recomendaciones:

• Si utilizas levadura de cerveza antes de emplearla verifica lo siguiente: debe ser húmeda, de color uniforme y sin manchas oscuras. Se conserva durante dos meses en el refrigerador y cinco meses en el congelador, envuelta en papel celofán.

• Si utilizas levadura seca, asegúrate de que el sobrecito esté perfectamente cerrado. Una vez abierto, la levadura pierde un poco de su fuerza. En tal caso aumenta 10 gramos de la misma por cada 100 gramos indicados en la receta.

• No olvides verificar la fecha de caducidad de cualquier tipo de levadura que vayas a emplear.

• Utiliza la levadura disolviéndola siempre en un poco de líquido tibio, no caliente ya que corres el riesgo de que el exceso de calor “mate” el fermento de la levadura y la masa no levante. Por ello es conveniente entibiar también el tazón en el que prepares la masa y todos los líquidos que intervienen en la receta

• Cuida la masa: Mientras la bates, la preparación debe tener una consistencia gomosa. Una vez aireada, incorpora la harina hasta que la masa se desprenda del tazón. Debes obtener una masa blanda, salvo algunas excepciones de acuerdo a la receta.

• Hay otra forma de amasar que consiste en tirar con fuerza la bola de masa sobre la superficie de trabajo previamente enharinada, hasta que no se pegue. Este método requiere mucha energía y es aconsejable si ya has tenido experiencias previas en la elaboración de panes. Si la masa te queda húmeda y viscosa, no añadas demasiada harina pues perdería su carácter. Sigue trabajándola hasta que hundas el dedo y, al sacarlo, la masa recupere rápidamente su forma.

Para que la masa suba

• Forma el pan con la masa y cúbrelo con una servilleta.

• Coloca el pan en un lugar tibio. Para esto, enciende el horno, deja que se caliente, apágalo y cuando esté tibio, coloca dentro del horno la masa tapada. Ten en cuenta que cuando la receta indica “dejar reposar la masa”, significa  dejarla reposar en lugar tibio hasta que alcance el doble de su volumen inicial.

• La cocción debe ser en horno precalentado a temperatura moderada y en tiempo breve, ya que cuando la masa duplique su volumen, previamente resulta más liviana y esponjosa. Evita exponer la masa, una vez horneada, a corrientes de aire. Al retirarla del horno cúbrela con una servilleta para que resulte más tierna y su corteza más blanda. Comprueba que la masa está lista para utilizarse presionándola con un dedo. Si retoma de inmediato su forma original ya tiene la consistencia elástica adecuada.

• Para amasar: forma una bola con la masa y tómala con ambas manos. Apoya las palmas en el centro de esta bola y empuja la masa hacia el exterior aplastándola sobre la mesa de trabajo. Luego repliega una sobre otra, las dos mitades de la masa y repite la operación anterior. De vez en cuando, dale la vuelta a la bola; así se amasará bien toda su superficie. Si la masa se te pega espolvoréala ligeramente con harina.