Portal de Cocina, Recetas, Tips y Más

¡Vitaminas a mí!

0

Por: Tania Leites

Energía pura
Todos somos energía, por eso emitimos calor y damos toques; pero esa energía viene de miles de “cables” interconectados que mandan y reciben estímulos y señales. Por eso nuestro cuerpo necesita alimentarse para conseguir más energía.
Alimentos que te lo dan: Cereales, pan, arroz, semillas, etc. Mejor si son integrales enteros. También la fruta es una buena fuente de energía.

Ironwoman / mujer de hierro
Ahora necesitamos fuerza. Unas piernas y brazos de acero que nos lleven y carguen (¡la mochila!). El hierro es un mineral que ayuda a formar las proteínas de los músculos, las células rojas y a tener huesos saludables. Pero más importante aún, ayuda al cuerpo a transportar el oxigeno que necesita para tener energía. Durante la adolescencia se aumenta la necesidad de hierro, en especial si ya empezaste a menstruar.
Alimentos que te lo dan: Carne, huevo, pescado y mariscos; frutos secos, nueces, almendras y avellanas; espinacas, coles, alcachofas, cereales, avena, legumbres como frijoles, garbanzos o lentejas.

Potasio..
¿Te han dado calambres en los que te quedas pasmada y retorciéndote del dolor? Es muy común, sobre todo si haces ejercicio, es un signo de que necesitas potasio. El 90% del potasio que comemos se absorbe en el intestino delgado y la forma en que el cuerpo lo elimina es a través de la orina.
Alimentos que te lo dan: Plátano, aguacate, melón, naranja, toronja, cerezas, jitomate, brócoli y coliflor. A diferencia de lo que todos pensábamos, ¡el aguacate contiene más potasio que cualquier otro alimento!

Calcio
El calcio fortalece los huesos, lo necesitas para la coagulación de la sangre, el funcionamiento de los nervios y músculos. Durante la adolescencia (sobre todo entre los 11-15 años), tus huesos se desarrollan muy rápido. Más de la mitad de los huesos se forman en estos años. El organismo almacena calcio para que tu esqueleto esté fuerte. Si tu cuerpo no consigue el calcio que necesita a través de una buena alimentación, lo tomará de la única fuente que tiene: ¡los huesos! Esto puede llevar a desarrollar huesos frágiles y quebradizos más adelante en la vida y huesos rotos en cualquier momento.
Alimentos que te lo dan: Leche, leche de soya, yoghurt, quesos, tofu, frijoles, sardinas enlatadas, salmón, cereales.