El momento perfecto para cumplir retos

0

Después de varios intentos en realizar una nueva actividad y no poder concluirlas, comienzas a creer que no podrás tener un hobbie en tu vida que te permita distraerte de tus actividades laborales, pues has intentado de todo, fútbol, tenis, danza, squash; pero ninguna logra ser la indicada en adaptarse a tus necesidades y cualidades.

Comienzas a pensar que no estas hecho para nada, hasta que ves que abrieron un nuevo deportivo en el que hay clases de natación; sin estar muy convencido de que intentarlo, decides darte una nueva oportunidad ya que te podrías adaptar por la cercanía que hay a tu casa.

El primer paso fue inscribirte, los primeros días te encuentras muy motivado para asistir, después de una semana llega la terrible pereza que se presenta después de un día de trabajo; recuerdas que te pusiste la meta de cumplir un mes sin faltar. Comienzas aprender nuevas técnicas, observas como tu cuerpo se ha ido torneando, has agregado más horas al entrenamiento, te sientes más tranquilo y sin estrés.

Sin notarlo has cumplido un mes de ir al entrenamiento de natación, el rendimiento que das en el trabajo es mejor, no tienes molestias, el humor ha mejorado; es un éxito a corto plazo que te sientes satisfecho de haber cumplido.

Publicidad

Hay momentos que merecen celebrarse y este, es uno dellos, así que, después de llegar del entrenamiento, preparas una cena, especialmente para ti, algo que no te tome mucho tiempo.

Existen distintas opciones para celebrar este momento único, una de ellas puede ser una rica pasta a la boloñesa hecha con una deliciosa salsa Prego, además de tomar una copa de vino para festejar que cumpliste el reto de ir un mes al entrenamiento de natación.

Publicidad