¡Consume más moluscos!

0

Lifesize/Alexandra Grablewski/ThinkstockLos moluscos son una buena fuente de proteínas de alto valor biológico, y bajo contenido en grasas. Se sabe que éstos desempeñan un importante papel en la reducción del riesgo de padecer trombosis coronaria o arterosclerosis. Los moluscos contienen el mismo porcentaje de hierro que la carne magra, pero se consumen en menor cantidad.

Beneficios nutrimentales
Los moluscos proporcionan al organismo una fuente esencial de proteínas de alto valor biológico y bajo contenido en grasas. Desde este punto de vista, su consumo está muy recomendado como parte de una dieta sana y equilibrada. Además, la presencia de ácidos grasos poliinsaturados es fundamental a la hora de evitar la aparición de enfermedades cardiovasculares. Contrario a lo que podría pensarse, contienen un bajo contenido en colesterol, incluso por debajo de otros mariscos. Es rico en proteínas, vitaminas y minerales, y lo mejor de todo es que apenas contiene un aporte calórico por sus bajos niveles de grasa. Este tipo de alimento es excelente proveedor de minerales tales como hierro, fósforo, zinc, potasio y yodo, además de tener importantes cantidades de vitaminas A y B.

iStockphoto/ThinkstockEn la mesa
Como alimento, los moluscos son únicos no sólo por sus características sino también por la forma en que pueden consumirse: las más habituales son al natural, con un poco de limón, también al vapor, en escabeche o bien en guisos, con arroces y pastas, en sopas o bien estofados de pescado, estos últimos tradicionales sobre todo en puertos. Una de las formas más baratas, fáciles y nutritivas de consumir moluscos es comerlos en conserva. Los mejillones, las navajas y los berberechos se compran y se comen en grandes cantidades gracias a las conservas enlatadas. Debido a que crecen en agua el mar, acumulan contaminantes. Por eso, es necesario lavarlos perfectamente antes de consumirlos y de preferencia, llevarlos a la mesa lo más frescos posibles.

Te sugerimos preparar