Alimentos que te embellecen

0

Publicidad

Por Jesuita Yenisel Abraham

Su teoría
“Todos los días, nuestro cuerpo sufre una forma leve de inflamación –algo que no podemos ver ni sentir–, que daña los órganos y acelera el proceso de envejecimiento. Esto incrementa el riesgo de enfermedades ligadas con la edad, al igual que una piel arrugada y floja. He encontrado que la comida es extremadamente importante en cuanto a la lucha contra la inflamación se refiere, así que en un periodo de 10 años, he desarrollado la dieta antiinflamatoria.
Los principios son bastante simples: elegir comidas que son ricas en antioxidantes y grasas saludables como los Omega 3, 6 y 9 que vienen en comidas como el salmón y el aceite de oliva. La dieta antiinflamatoria contiene las comidas que te recomendaba tu abuela: simples, naturales y buenas. Cantidades razonables de una amplia variedad de comidas naturales: pescado y pollo fresco, tofu, frutas y vegetales frescos que tengan colores brillantes. Busca las comidas arco iris: mientras más colores veas, quiere decir que tiene más antioxidantes y más acción antiinflamatoria”.

En el refrigerador del Dr. Perricone

Kéfir. Es una leche probiótica con cultivos, que contiene bacterias muy amigables. También es una buena fuente de calcio y proteína. Coloca un puñado saludable de zarzamoras, moras azules y granada roja en la licuadora y después agrega kéfir. Esto hace una rica bebida que sabe como una malteada de moras.

Agua natural de manantial Fiji.
El agua es importante: si no tomas agua, tus órganos y células no pueden funcionar. No es necesario hacerlo de más, pero si no tomas agua, no puedes metabolizar grasas ni sacar los desperdicios de tus células. Un cuerpo deshidratado provoca el desarrollo del envejecimiento y compuestos inflamatorios. El agua tiene grandes propiedades antiinflamatorias y mantendrá tu piel radiante, suave y flexible.
También puedes comer frutas, como el melón, que contienen mucha humedad natural, así como vitaminas, nutrientes y antioxidantes que embellecen la piel.
Cuando sea posible, elige agua pura de manantial como Poland Spring o Fiji. El agua de la llave puede tener impurezas, como cloro, que no son lo mejor para nosotros. El agua de Fiji contiene silicón, un mineral esencial que ayuda a fortalecer huesos, tejidos conectivos, dientes, piel, cabello y uñas.

Pollo orgánico. Elige pollo orgánico, libre de antibióticos y hormonas. El pollo (sin piel) es bajo en grasas saturadas y una gran fuente de proteína. Prepáralo en platillos con muchas verduras, rostizado, horneado o asado.

Brócoli. Es uno de los vegetales favoritos del Dr. Perricone. Existen muchos estudios que demuestran que el brócoli es un inhibidor del cáncer, porque contiene químicos activos llamados indole-3-carbinol, que también se encuentran en las colecitas de Bruselas y la coliflor.

Espárragos. Son altos en antioxidantes, fibra y potasio. Una gran comida. También contienen un tipo especial de carbohidrato, llamado inulina, que no digerimos, pero las bacterias que promueven la buena salud en nuestro intestino grueso, como bífidos y lactobacilos, sí lo pueden utilizar. Además, los espárragos protegen al corazón y previenen defectos de nacimiento gracias a sus altos niveles de ácido fólico. También actúan como un diurético natural.
Salmón salvaje de Alaska. El salmón salvaje y otros peces de agua fría (sardinas, arenques y truchas) son una buena fuente de proteína, necesaria para mantener y reparar el cuerpo, incluyendo la piel a un nivel celular. La proteína no se puede guardar en nuestros cuerpos. Para una salud y reparación celular óptima, necesitamos contar con una buena fuente de proteína en cada comida.
Los peces de agua fría también son ricos en los ácidos grasos antiinflamatorios Omega 3, que mantienen a la piel radiante, flexible y sin arrugas; mejora el humor y la función cerebral a niveles óptimos.
El color rosa brillante o rojo del salmón salvaje se debe a la presencia de la astaxantina, un caroteno muy poderoso como antioxidante con propiedades antiinflamatorias muy fuertes. El salmón salvaje de Alaska es el favorito del Dr. Perricone por las bajas toxinas y alta proteína y grasas esenciales. Además, es un recurso altamente sustentable que nos da el planeta.

Caldo de pollo.
El Dr. Perricone usa caldo de pollo como base para sus sopas y cocina en general. Para un poco de sabor extra, agrega caldo de pollo a la sartén cuando asa el pollo, para mantenerlo húmedo y lleno de sabor.

Avena cocinada lento.
La avena cocinada lento no se absorbe rápidamente por el torrente sanguíneo, lo que previene que suban los niveles de azúcar en la sangre. La avena instantánea no es recomendable, porque se absorbe rápido y se convierte en azúcar en el cuerpo, lo que eleva los niveles de insulina, causando inflamación.

Jugo. En general, los jugos no son recomendados porque se convierten rápidamente en azúcar en la sangre, causando inflamación y acelerando el proceso de envejecimiento, arrugas y aumento de peso. Sin embargo, algunos jugos se pueden disfrutar, como el de granada roja y arándano no endulzado, pues tienen un índice de glucosa más bajo.

Yoghurt de leche de cabra. El yoghurt es probiótico y muy alto en proteína. La fácil digestión de la leche de cabra se debe a que tiene partículas de grasa más chicas que las que encontramos en la leche de vaca. También es una buena fuente de calcio, proteína, fósforo, vitamina B12 y potasio.

Zarzamoras, frambuesas y arándanos. El Dr. Perricone las llamo las “moras mágicas”. Las tres son altas en antioxidantes, pero los arándanos en particular son muy poderosos, porque contienen antioxidantes fotoquímicos como la antocianina. Estos fotoquímicos aceleran las comunicaciones neuronales, previenen la muerte celular y la pérdida de factores de crecimiento de los nervios. Los arándanos también le dan al cerebro una mayor capacidad de producir dopamina, un neurotransmisor energizante y estimulante; nos protegen de la pérdida de células de dopamina que normalmente perdemos con el envejecimiento. Al incrementar la producción de energía cerebral y mantener una función cerebral joven, la dopamina lleva a cabo una importante función antienvejecimiento. Como la dopamina se reduce con la edad, los arándanos se vuelven aún más importantes mientras incrementa nuestra edad.

Aguacate. Durante muchos años, la gente evitó el aguacate porque es alto en grasa. Sin embargo, la mayor parte de la grasa en el aguacate es monoinsaturada, la que protege contra enfermedades del corazón y ciertos tipos de cáncer. La grasa monoinsaturada se quema de manera más eficiente después del ejercicio que las grasas saturadas, lo cual puede contribuir de manera significativa en la pérdida de peso a largo plazo. También contiene ácidos grasos Omega 3, importantes para una piel saludable, las funciones cerebrales y facilita la pérdida de peso. Los Omega 3 protegen el corazón y reducen la inflamación.

Higos frescos. No sólo son deliciosos, también contienen altas cantidades de antioxidantes. Disfrútalos frescos y crudos. Son una excelente fuente de calcio y potasio, un mineral que ayuda a controlar la presión sanguínea.

Sandía. Otro esencial, es una gran fruta, rica en antioxidantes importantes con efectos antiedad, incluyendo las vitaminas C y A. La sandía también tiene un alto contenido del caroteno licopeno, el cual tiene poderosas propiedades anticancerígenas. Al igual que el melón, la sandía es refrescante e hidratante.

Alcachofa. ¡La alcachofa está llena de antioxidantes! Específicamente, contiene antioxidantes que protegen al hígado, como la silimarina. Desde la antigüedad, se ha utilizado para tratar condiciones del hígado y la vesícula biliar, “limpiando” la sangre, al igual que la vesícula. Las alcachofas también son altas en fibra, potasio, calcio, fósforo y otros elementos importantes para un sistema balanceado. Disfrútalas sin hojas, al vapor y aderezadas ligeramente con ajo fresco picado, jugo de limón y aceite de oliva extra virgen.

Publicidad

Te recomendamos preparar

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.