Saltar al contenido
El Horno de Lucas

Combate la obesidad ¡con leche!

La obesidad es un problema de salud mundial. Al menos en México, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, 7 de cada 10 adultos mayores de 20 años tienen sobrepeso. Esto se debe en parte, a que durante los últimos 5 años en México se ha aumentado 36% el consumo de bebidas gasificadas, mientras que disminuyó el de frutas, verduras y leche en más de 20%.

El aumento en el problema de la obesidad y algunas enfermedades relacionadas con ella, es multifactorial y no se debe exclusivamente al consumo de ciertos alimentos, sino al sedentarismo, a un cambio radical en los hábitos alimenticios y a la genética, entre otros.

Ideal para las mujeres El consumo de leche juega un papel importante en la salud, ya que ayuda en la prevención de la obesidad; además de ser una auténtica fuente de salud por contener vitamina A, B, C, hierro, calcio, carbohidratos y proteínas. Entre sus principales beneficios, se cuentan poder disminuir el riesgo de contraer cáncer de mama y evitar la osteoporosis.

Hemera/ThinkstockPara controlar el peso Analizando los principales componentes de la leche y sus derivados y cómo actúan cada uno de ellos en el organismo, podemos entender más fácilmente que consumir este alimento tan completo y nutritivo, nos puede ayudar a controlar los problemas de sobrepeso:
Carbohidratos • Generan rápida saciedad, lo que provoca un menor consumo de alimentos. • Disminuyen el apetito durante las siguientes horas, lo que significa consumir menos energía. • Contribuyen a reducir el peso.

Proteínas • Crean una rápida sensación de saciedad, disminuyendo la ingestión de otros alimentos. • El queso retarda el vaciamiento del estómago. • La leche fresca de vaca reduce la sed al proporcionar líquidos suficientes durante 2 a 3 horas. • Los componentes de la proteína de la leche de vaca reducen las grasas de la masa muscular, sin reducir su tamaño y su forma.

Grasas • La Vitamina T, que contiene la leche de vaca, facilita la oxidación de los ácidos grasos que existen en el tejido músculo esquelético y que ayuda a controlar el peso y las grasas sin disminuir el tamaño ni la fuerza del músculo.
Calcio • Al tomar alimentos como la leche y sus derivados, el aumento de calcio en la sangre provoca la salida de las grasas almacenadas, permitiendo que se oxiden para obtener agua y energía, la cual aumenta la resistencia física.
Sin mitos La leche no engorda y consumir productos lácteos es recomendable para disminuir la grasa corporal, además de prevenir enfermedades como la diabetes, la hipertensión arterial y los padecimientos cardiovasculares.
* Información obtenida de alpura